sábado, 24 de julio de 2010

¿PRETENDEN DERRIBAR UNA ERMITA DE 1690?

A ESTE BLOG NOS LLEGA ESTA NOTICIA Y LA VERDAD ES QUE EL CABILDO DEBE TOMAR CARTAS EN ESTE ASUNTO, CON EL CUAL SE INTENTAN DESTRUIR NUESTRAS COSTUMBRES E HISTORIA. SI ALGUIEN SABE ALGO MÁS, QUE NOS LO REMITA, PUES DEBEMOS DAR A CONOCER A TODO EL PUEBLO GRANCANARIO, ESTE NUEVO ATAQUE A GRANCANARIA

Alarmados nos llaman vecinos del guiense barrio de San Juan -que se han apresurado a recoger firmas con el fin de parar el intento- porque según sus noticias los nuevos propietarios de La Montañeta, donde se encuentra enclavada la ermita del siglo XVII bajo la advocación de San Juan, pretenden, supuestamente, derribar aquella pequeña iglesia desconociendo los motivos que les ha impulsado. Dirigidos apresuradamente al Ayuntamiento de la localidad nos responden que hace seis meses se aprobó en pleno y se envió al Cabildo de Gran Canaria el correspondiente expediente de solicitud de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), con lo que, si se apresura la corporación insular a decretarlo, se abortarían los hipotéticos planes de los promotores que, una vez que heredaron o adquirieron los terrenos donde se encuentra, se apresuraron a poner una cadena para prohibir el acceso hasta la ermita de quienes quisieran hacerlo, a pesar que desde hace cientos de años éste ha sido libre y aquella era protagonista de las celebraciones religiosas, incluida la procesión con el pequeño santo, el 24 de junio de cada año.


La ermita fue mandada construir en 1687 -aunque bendecida en 1690- por el entonces alcalde de la localidad y regidor perpetuo de la isla Juan de Vitoria y Vélez de Guevara y su esposa María del Pino Acosta Luján por escritura donde además funda una Capellanía de misas y Patronato y exige a sus sucesores "a la celebración del culto y aseo [?] obligándonos a dotarla para reparos imponiendo sobre nuestros bienes una misa cantada el día del nacimiento del dicho glorioso San Juan Bautista..." La dotación económica recaía "sobre un cercado que dicen Los Llanos plantado de viñas de seis fanegadas que va desde La Dehesa a la Villa que se riega con agua del Heredamiento del Palmital", terrenos que incluía un montículo que la versión popular bautizo como "La Montañeta" en lo alto del cual levantó la pequeña iglesia. En 1793 el patrono Esteban de Quesada, casado con una de las nietas del fundador, debió abandonar sus obligaciones como tal porque el obispo Tavira manda cumplir en la parroquia las misas impuestas. En 1829 se manifiesta que la ermita esta "casi en ruinas" advirtiéndose de ello al Patrono Juan Gregorio Jaques, marido de Estebana Merino, por lo que el párroco José Valdés llevó los ornamentos a la iglesia matriz. La ruina debió ir en aumento hasta convertirla en pajar que lo era cuando en 1900 adquiere los terrenos que la circunda María Antonia Aríñez Padrón (conocida cariñosamente como Mariquita Antonia) y su esposo Luis Molina Rodríguez quienes se afanan en reconstruirla respetando su primitiva estructura y estilo (a la que corresponde la ilustración en una magnifica acuarela de Nélida Beltrá), para ponerla al servicio del barrio, trayendo desde Artenara una pequeña imagen de San Juan Bautista que había sido allí sustituida y que desde entonces preside su altar. A finales de la década de los años treinta del pasado siglo todavía fue objeto de nuevas reparaciones a cargo de la familia Molina-Ariñez y testimonio de ello puede advertirse en uno de los rústicos escalones que desde los riscos dan acceso a la pequeña plaza que la circunda, donde puede leerse el siguiente texto, seguramente trazado en el todavía blando cemento: "En memoria de María Antonia Aríñez. 1927".


Hasta hace poco que falleció, la ermita pasó a la propiedad de un nieto de Mariquita Antonia -único hijo de Francisco Molina Aríñez y Rosa Almeida Hernández- quien, incluso, la alquilaba para bodas. A partir de aquí nada hemos sabido respecto a la sucesión de esta cuatro veces centenaria pequeña iglesia hasta que hace unos días vecinos de aquel barrio advirtieron de las supuestas intenciones de los actuales propietarios de demolerla no sabemos con qué intenciones. El Cabildo Insular tiene la palabra, apresurándose a aprobar su declaración como Bien de Interés Cultural.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

FALSA ALARMA. Si se fijan la denuncia está entre interrogantes... algo debe estar pasando en Guía, pero el hecho cierto es que según el PGOU de Santa María de Guía la ermita y todo su entorno está incluída en la ficha de Suelo urbano de SAN JUAN, clasificado todo ello como PARQUE URBANO LA MONTAÑETA. Si eso sigue en vigor parece que estaría garantizada su conservación..... Ver ficha pdf SAN JUAN
http://www2.canarias.org/ayuntamientos/aytoguiagc/plangeneralguiagc/plangeneral/surbanos.html

DORAMAS dijo...

Mejor que sea una falsa alarma, pero debemos estar alerta, que estos políticos se escurren por cualquier hueco.